Zanahoria



Hablar sobre La Zanahoria

La zanahoria es una hortaliza imprescindible en la cocina que se caracteriza por su color anaranjado, sabor ligeramente dulzón y forma alargada. También destaca por su indudable valor nutritivo y vitamínico que la convierte en protagonista de muchas preparaciones culinarias. Su precio es bastante asequible y es fácil de encontrar a lo largo de todo el año, aunque su mejor momento abarca los meses de marzo y abril.


Calorías

Carece de grasas y presenta un bajo índice calórico, 23 por cada 100 g.


Vitaminas

La proporción de proteínas es de un 1 por ciento y, de glúcidos, del 4.6 por ciento. La zanahoria destaca por su extraordinario contenido alimenticio, con abundancia de minerales (sodio, calcio, magnesio y potasio) y vitaminas (A, B y C).


Propiedades

De virtudes ampliamente reconocidas, la zanahoria es un gran reconstituyente, siendo un alimento aconsejable en el tratamiento de las diarreas. Además, enriquece la sangre y regenera las células. De la materia colorante amarilla que tiene esta raíz, se extrae el caroteno, que el organismo asimila como vitamina A. Por lo tanto, su consumo es muy importante para todas aquellas personas con problemas de visión.


Consejos

La buena zanahoria debe aparecer fresca, tersa y crujiente. Los ejemplares leñosos, opacos, dañados y blandos indican que llevan demasiado tiempo dejos de la tierra, lo que supone una notable pérdida de nutrientes. Si quieres aprovechar al máximo sus beneficiosos efectos, recuerda que cuanto más oscuro sea el color de la zanahoria, mayor es su valor vitamínico. La zanahoria interviene en numerosas preparaciones culinarias. Puede consumirse cruda ( debiendo elegirse en este caso las más tiernas), cocida o en zumo. Además de ser guarnición y pieza importante de ensaladas, enriquece salsas, caldos, sopas , purés y guisos; forma parte de menestras y con ella también se preparan postres y tartas. Aunque se puede conservar durante una semana, conviene cocinarla o tomarla con rapidez. La preparación y cocción no tiene demasiados secretos: la zanahoria se pela con rapidez y sin desperdicios escaldándola previamente en agua hirviendo y frotándola, una vez escurrida, con un paño de cocina. Su tiempo de cocción es largo, a no ser que se efectúe en olla a presión.

© http://www.recetasok.es