Uvas



Hablar sobre Las Uvas

La uva es el fruto de la vid. Es una baya o grano de forma redondeada que se presenta en racimos. Su tamaña, dulzura y jugosidad dependen de la clase. Por su color, las uvas pueden ser divididas en blancas (del amarillo al verde) y negras (del rojo al morado). En cuanto a su sabor, éste va estrechamente ligado al tipo de suelo en el que hayan sido cultivadas. Las variedades más conocidas son las Rossetti, de racimos grandes y sueltos, grano grueso, color amarillo-verdoso y dorado; las Moscatel, de pulpa carnosa, crujiente y dulce, y las Cardinal, de piel suave y color oscuro. Algunas variedades como las de Esmirna, Corinto, sultanas o Málaga, se dejan secar al sol para producir uvas pasas.


Calorías

Pese a su elevado contenido de agua (casi un 80 por 100), tienen un gran aporte calórico (unas 74 colorías por cada 100 g). Su aporte en proteínas es del 4%, y en glúcidos es del 16%.


Vitaminas

Son ricas en potasio, pero pobres en vitaminas A y B.


Propiedades

Desde el punto de vista dietético, las uvas son un fruto muy completo. Su consumo está aconsejado en general para todo el mundo, especialmente en las dietas infantiles y en la de los ancianos, debido a la rápida asimilación de sus azúcares. También resultan muy convenientes a los jóvenes y adultos que efectúan trabajos pesados. Son idóneas para los casos de estreñimiento, por su contenido en fibra y celulosa. No deben comerla los diabéticos y las personas afectadas de enfermedades de la piel de origen alérgico.


Consejos

Aparte de las distintas variedades ya citadas, la uva presenta también tres niveles de calidad: extra, primera y segunda, que se diferencian por el color de la etiqueta: roja, verde y amarilla, respectivamente. No obstante, sea cual sea su calidad, la uva deba aparecer sana , limpia, sin señales de insectos, enfermedades, moho o humedades y con los granos formados y unidos al racimo. Una vez compradas es conveniente guardarlas en un lugar fresco y seco para conservar al máximo su frescura y sabor. El plazo ideal de mantenimiento en la nevera es de tres o cuatro días. Las uvas suelen tomarse crudas servidas en racimos pequeños, lavados previamente; en macedonias peladas, partidas y sin pepitas, y en forma de zumo; pero también pueden formar parte de postres cocinados, escarchadas en almíbar o en tartas.

© http://www.recetasok.es