Ternera



Hablar sobre La Ternera

La ternera es la más tierna de las carnes y se caracteriza por su color rosa pálido y su gusto delicado. Muy apreciada, se presenta en el mercado en dos variedades que se distinguen por la alimentación y la edad de la matanza.
Estos dos tipos de ternera son la lechal y la de pasto. La primera es un ejemplar muy joven (tres o cuatro meses de edad), criado en establo y alimentado únicamente con leche, que se caracteriza por el color casi blanco de su carne.
La de pasto es una ternera de mayor edad (diez meses máximo), alimentación con pasto, de carne oscura y, para muchos, más sabrosa.


Calorías

La ternera proporciona 120 calorías cada 100 gramos, 20 gramos de proteínas y un escaso nivel de grasas e hidratos.


Vitaminas

Contiene una proporción variable de vitaminas, sales minerales y numerosos azúcares.


Propiedades

En general, la importancia del consumo de carne reside fundamentalmente en la cantidad y la calidad de las proteínas que aporta a nuestra dieta. Estas proteínas de alto valor biológico intervienen en la formación y el crecimiento de los tejidos.


Consejos

A diferencia de otras carnes, la ternera necesita una cocción en su punto, con tiempos de fuego más prolongados que los de la vaca. Poco hecha resulta poco apetecible.
En general, admite las mismas preparaciones que las carnes rojas. Es buena para asar, freír, rellenar y guisar, pero resulta poco sabrosa si se emplea en cocidos y estofados. El tiempo sobre el fuego depende del tamaño y grosor de la pieza y, en los guisos, se calcula una media de 30 minutos por cada medio kilo de carne. De todas formas, para aprovechar todo el sabor y las cualidades nutritivas de la ternera, basta con hacerla a la plancha en forma de bistec. Es, además, la forma más saludable de consumirla.
Ten en cuenta que la carne de ternera es muy delicada y que no conviene dejarla en la nevera más de cuatro días. Para evitar que la carne se reseque durante el asado conviene bañarla constantemente con su jugo. Otra solución interesante consiste en cubrir la pieza con lonchas de tocino cortadas muy finas, quitándolas en el último momento para permitir que se dore la superficie.

© http://www.recetasok.es