Pomelo



Hablar sobre El Pomelo

Técnicamente, el pomelo es el fruto de una planta denominada Citrus decumana, un árbol originario de la China, cuyos habitantes tenían desde antiguo la costumbre de consumir esta fruta al comienzo de las comidas, a modo de aperitivo. Los pomelos se cultivan también en la India, Japón, filipinas, Israel, las Antillas e Iberoamérica.


Calorías

Es un alimento poco energético, ya que sólo aporta 40 calorías por cada 100 gramos. Si bien existen numerosas variedades, los más conocidos son gruesos, forma achatada, corteza lisa y de color amarillo pálido. Su sabor es amargo, ácido y dulce a la vez.


Vitaminas

Menos ácidos que los limones, menos dulces que las naranjas, los pomelos poseen propiedades muy similares, ya que son muy ricos en ácido cítrico y en vitamina C, así como en sales minerales (fósforo, calcio, magnesio, hierro, cobre, manganeso), necesarias entre otras cosas para el crecimiento, lo que hace particularmente indicado para el consumo infantil.


Propiedades

Fácil de digerir, una de sus cualidades es la de fortificar los pulmones. Tiene una acción benéfica sobre el hígado y los riñones, abre el apetito, activa la digestión y facilita el tránsito intestinal. El pomelo también estimula la actividad física e intelectual, por lo que se recomienda incluirlo en la dieta de los estudiantes y deportistas. Los pomelos son recomendables en afecciones febriles y pulmonares, resfriados, gripes, etc. También están indicados en casos de anorexia, artritismo, dispepsias, estreñimiento, insuficiencia biliar, intoxicaciones, fragilidad capilar. Los artríticos, las personas que sufren del hígado, de los riñones o de los pulmones, así como los reumáticos y gotosos, pueden beneficiarse extraordinariamente con una cura de pomelos. Las personas afectadas por trastornos gastrointestinales agudos no deben consumir pomelos. Las flores del pomelo son muy útiles para preparar infusiones con propiedades antiespasmódicas. En verano, la infusión de flores de pomelo está indicada para todos aquellos que tienen dificultades para transpirar adecuadamente.


Consejos

A la hora de comprar los pomelos, deben elegirse los más pesados y firmes, ya que son los más jugosos. Pueden consumirse en forma de zumo, endulzados con azúcar o miel, o bien partiendo el pomelo por la mitad y endulzándolo para que no resulte tan ácido.

© http://www.recetasok.es