Piña



Hablar sobre La Piña

Esta fruta de origen americano responde también a los nombres de ananás y de piña americana. La piña es una planta de flores moradas, hojas rígidas y espinosas y su fruto es grande, carnoso y de sabor muy apreciado. Esta fruta aparece en nuestros mercados durante todo el año, sin interrupción, pese a que las mejores calidades se consiguen de octubre a mayo, que es cuando está perfectamente madura.


Calorías

Esta fruta proporciona diferentes niveles de calorías según se tome al natural (5º por cada 100 g), en conserva (70 por cada 100 g) o en zumo (45 por cada 100 g).


Vitaminas

Son muy importantes sus valores dietéticos y medicinales por su alto contenido en vitamina C, así como vitamina B1 o tiamina, favoreciendo de esta manera el desarrollo y el buen funcionamiento de los músculos y el sistema nervioso. En ciertas variedades, también destaca el contenido en vitamina A. La piña es además una rica fuente de azúcar, calcio, sales y celulosa y contiene cantidades pequeñas de magnesio y potasio.


Propiedades

Tomada en forma de zumo tiene efectos desintoxicantes y es ligeramente diurética. No obstante, también conviene comerla entera para aprovechar su contenido en fibra.


Consejos

Para reconocer si una piña está en su punto, es decir madura, dulce y jugosa, debes fijarte en la consistencia de la piel: debe ser firme al ejercer presión con la mano. El penacho debe ser erguido, el color de la carne, uniforme, y el aroma, ligero y delicado. Ve con cuidado con aquella fruta que presente manchas oscuras o partes blandas, ya que puede estar muy pasada.
La piña se conserva en buenas condiciones de tres a cuatro días y es fácil de congelar en almíbar o en puré. De esta manera puede durar hasta doce meses. También se puede comer fresca, en conserva con almíbar, en sorbete, en macedonia y también en zumo. Puede servirse como aperitivo, acompañada de trocitos de jamón, queso, bacón, etc. Queda muy bien emparrillada, forma parte de numerosos pasteles y tartas y de caza y asados de carne. Para poner esta fruta a punto hay que retirar el corazón, la piel y los ojos que aparecen al borde de la carne. Si se vacía con cuidado, puedes utilizar la cáscara para servir las macedonias, los sorbetes y las ensaladas.

© http://www.recetasok.es