Granada



Hablar sobre La Granada

El árbol denominado granado, Punica Granatum, tiene como fruto la granada. Su historia es muy antigua: se remonta hasta la Biblia, donde aparece como fruta del paraíso. Una leyenda mesopotámica narra cómo el dios Otis fue concebido al ponerse su madre una granada bajo el pecho. En Grecia el árbol estaba consagrado a Afrodita. La diosa del amor. El granado es un arbolito de ramas flexibles provistas de espinas. Tiene bellas flores de color rojo vivo, por lo que también se utiliza en ocasiones como planta ornamental. La corteza de su fruto es fuerte y vigorosa, de tamaño similar al de la manzana, y de color amarillento o rojizo, muy brillante. Su pulpa, en forma de granos ofrece distintas tonalidades, entre carmín y morado. Estas son las semillas, carnosas y de sabor agradable aunque algo ácidas. Las granadas suelen aparecer durante el mes de septiembre y se mantienen en el mercado hasta pasado febrero. Su demanda se acrecienta en los días navideños, ya que en algunas zonas es una tradición tenerla en el frutero.


Calorías

Su contenido calórico no es demasiado alto, unas 60 calorías cada 100g., pero casi siempre es más elevado porque esta fruta se suele comer espolvoreada con azúcar o regada con vino.


Vitaminas

Su valor dietético está basado en su contenido en vitaminas, especialmente en la C, minerales, pigmentos y fibra.


Propiedades

Su jugo tiene un gran efecto astringente, utilizándose la raíz, la corteza del tronco y el fruto, las flores y la pulpa para preparar infusiones y jarabes medicinales. Los árabes la consideraban como fruta-medicina propia de las zonas áridas y muy recomendable para las enfermedades de estómago y corazón.


Consejos

Las granadas grandes, brillantes y abolladas, son mejores que las pequeñas, que a menudo son agrias y secas. Sus compartimentos interiores son amarillentos y amargos, por lo que conviene separarlos de los granos. Para ello, se corta una porción de corteza en el lado opuesto al asa que sostiene el fruto. A continuación, se pone la granada boca abajo y con el mango de un cuchillo se golpea hasta que caen todos los granos. Estos se consumen principalmente frescos: como postre, con azúcar y rociada con algún vino, o en ensaladas. Otras aplicaciones importantes son la elaboración de granadina (bebida refrescante) y deliciosos jarabes.

© http://www.recetasok.es