Garbanzos



Hablar sobre Los Garbanzos

Los garbanzos son un alimento encuadrado dentro del grupo de las legumbres o leguminosas. Se conoce desde la más remota antigüedad y en nuestro país fueron los cartagineses los que estimularon su cultivo y consumo, siendo en muchas ocasiones la base de su dieta. Los garbanzos españoles dedicados a la alimentación humana derivan todos de la variedad “macrocarpum”, siendo los más conocidos los denominados comercialmente castellanos, chamad, blanco lechoso, vemoso andaluz y pedro sillano. Al ser un alimento que se toma en forma de semilla seca, dada su fácil conservación y comercialización, se encuentra en el mercado durante todo el año.


Calorías

Su aporte calórico en crudo es alto aportando a la dieta 360 calorías por cada 100 gramos.


Vitaminas

Los garbanzos contienen elevadas cantidades de sales minerales, sobre todo calcio, hierro y magnesio y aportan a la dieta apreciables cantidades de vitamina C ,B y niacina.


Propiedades

Destaca en su composición la elevada cantidad de proteínas y fibra vegetal. Este alto contenido en fibra hace que esta legumbre actúe sobre el intestino regularizando el tránsito de los alimentos, por lo que se cree que es beneficioso para prevenir el cáncer de colon y para combatir el estreñimiento. También se ha demostrado su acción beneficiosa para disminuir la tasa de colesterol, al intervenir sobre su absorción intestinal. En general, los garbanzos, dado el contenido de celulosa, son un alimento de digestión lenta que pueden producir gases, lo cual, sin embargo, se puede obviar tomándolos en forma de puré.


Consejos

A ser posible, es conveniente consumir garbanzos del año y, antes de cocerlos, necesitan un remojo previo de 12 horas en agua templada junto con un puñado de sal. Los signos de calidad en que nos debemos fijar para su adquisición son su limpieza, que estén exentos de residuos minerales, polvo, residuos vegetales o granos de otras especias y también exentos de olores o sabores extraños, sin señales de haber sido atacados por parásitos y carentes de mohos o insectos. Los garbanzos cocidos se conservan bien varios días en la nevera siempre que los guardes en un recipiente cerrado. Asimismo, se pueden adquirir envasados y ya cocidos lo que prolonga su conservación durante meses.

© http://www.recetasok.es