Coliflor



Hablar sobre La Coliflor

Es un miembro importante de la familia de las coles. La coliflor es una planta de tallo carnoso y hojas anchas y lisas. Se trata de un producto anual, propio del otoño y del invierno que presenta numerosas variedades, clasificadas en diferentes grupos que reciben el nombre de su país de origen.


Calorías

La coliflor tiene un contenido bajo en calorías ya que sólo aporta 32 por cada 100g.


Vitaminas

A pesar de las pocas calorías que aporta a la dieta es muy rica en vitamina C y A (que protege las mucosas y la vista) y contiene también la vitamina E (la del crecimiento) y la K (antihemorrágica).


Propiedades

La gran cantidad de minerales que posee como el calcio, el magnesio y el potasio convierten a este alimento en un benefactor para los huesos, la piel, el pelo y las uñas. En cambio, al ser muy indigesta no es recomendable para personas con el estómago delicado y para niños pequeños, y por ello a este tipo de personas en el caso de que quieran comerla, se les aconseja, como medida de precaución, que durante la cocción, al primer hervor, cambien el agua ya que es un buen sistema para lograr que esta hortaliza sea más digestiva.


Consejos

Elige una coliflor que tenga los ramos prietos y blancos; y si es posible es mejor comprarla con las hojas exteriores verdes porque se conserva mejor. La podemos conservar varios días en el cajón de verduras del frigorífico. Las manchas, el color amarillo, el desarrollo excesivo y disperso y la flaccidez denuncian que el alimento está en mal estado, fibroso y carente por completo de propiedades nutritivas. A fin de conseguir que sus vitaminas se conserven al máximo no debe dejarse la coliflor en el agua. Desde un punto de vista culinario los modos más saludables de prepararla son o bien hervida con patatas, o en forma de puré ya que en estas condiciones es más fácil de digerir y aconsejable para todas las personas. Frita, estofada, gratinada o preparada con distintas salsas es más alimenticia, pero más indigesta y desaconsejable para aquellas personas que no toleran las grasas. La coliflor ofrece grandes posibilidades culinarias, es idónea para acompañar con vinagreta, mayonesa, aceite y ajo frito, bechamel y salsa de tomate. Y de excelentes resultados en pasteles, o en “soufles” y resulta exquisita rebozada.

© http://www.recetasok.es