Cerezas



Hablar sobre Las Cerezas

Este fruto se obtiene del cerezo, que es un tronco liso cuya madera, de color castaño claro, es muy apreciada en ebanistería. Los cerezos se han ido extendiendo por todo el mundo durante siglos aunque se desconoce dónde se empezaron a consumir sus frutos por vez primera. En Asia Menor han existido grandes extensiones de cerezos desde la antigüedad. Para los griegos, las cerezas simbolizaban la belleza. Por su parte, los romanos fueron los que extendieron su cultivo en Europa. La cereza es un fruto de hueso casi redondo de unos dos centímetros de diámetro, piel lisa de color encarnado, ás o menos oscuro, y un rabillo largo. Su pulpa es muy jugosa. Las cerezas pueden verse en los mercados de abril a septiembre, aunque es en los meses de verano cuando son más abundantes. Podemos distinguir entre las de corazón blanco, amarillas y rojas con carne firme, y las de corazón negro, granates o rojas oscuras, con una carne blanda y jugosa.


Calorías

Cada 100 gramos de cerezas crudas aportan a la dieta unas 33 calorías.


Vitaminas

Las cerezas poseen un alto contenido en carbohidratos, vitamina A y potasio.


Propiedades

En los siglos XV y XVI, las cerezas ya eran valoradas por sus cualidades medicinales y se incluían a menudo en los botiquines de medicina. Se ha demostrado que las cerezas ayudan a prevenir la formación de ácido úrico y son útiles en el tratamiento de gota y artritis. Parece ser que también ayudan a hacer la digestión.


Consejos

La cereza es una gruta delicada y al comprarla debe estar bien madura, con tallos verdes y duros y carne firme y seca. Es mejor comprarla suelta que en cestitas, ya que estas últimas pueden estar más tocadas. Se pueden conservar en el frigorífico durante varios días. Antes de comerlas, debes lavarlas bien. Crudas resultan un postre delicioso. También se pueden utilizar en tartas o pasteles. Una vez deshuesadas, resultan muy apropiadas para salsas de carnes de caza, souflés, compota (sola o con otras frutas), en vino tinto, buñuelos, ensaladas de frutas, etc. Con las cerezas también puedes elaborar licor dejándolas macerar unos meses en una botella con aguardiente.

© http://www.recetasok.es