Cerdo



Hablar sobre El Cerdo

En España se comercializan dos tipos principales de cerdo : el blanco y el ibérico. El cerdo blanco es el de mayor rendimiento. Su carne es más magra que la del cerdo ibérico, con menor contenido en grasa. El cerdo ibérico, alimentado con bellotas, se destina sobre todo a la industria de los embutidos, dando unos productos de extraordinaria calidad. Su carne es considerablemente más sustanciosa que la del cerdo blanco, pero abunda menos en nuestros mercados. Se conoce con el nombre de cochinillo (tostón o lechón según las zonas) a la cría del cerdo durante su primer mes de vida. Desde el punto de vista comercial, la clasificación del despiece del cerdo en el mercado se realiza como sigue. Extra: cinta de lomo, solomillo. Primera: magro de pierna trasera (jamón), chuletas de riñonada y de lomo. Segunda: paletilla, chuletas de aguja. Tercera: tocino, careta, morro, papada, oreja, codillo, rabo, pie, panceta.


Calorías

El poder calórico de la carne de cerdo depende de su calidad. Así, la carne de primera aporta unas 174 calorías por cada 100 g mientras que la de tercera supera las 3oo. Además es muy rica en grasas y proteínas y por ello se desaconseja a aquellas personas que deseen seguir un régimen de adelgazamiento.


Vitaminas

Es una buena fuente de vitaminas, especialmente del grupo B en las piezas grasas y en sales minerales tales como el fósforo, el hierro y calcio.


Propiedades

El cerdo tiene la desventaja de digerirse con bastante más dificultad que la carne de vaca o de cordero, siendo su consumo poco adecuado para niños y personas mayores. Tampoco es aconsejable para los hipertensos y para aquellos que padecen de exceso de colesterol. Por su elevado índice de grasa se aconseja un consumo prudente y medido ya que el abuso de proteínas de origen animal y de grasas saturadas tiene repercusiones nocivas en la salud.


Consejos

El cerdo es un alimento que debe guardarse como máximo dos o tres días en la nevera y que está presente en los mercados durante todo el año. La carne debe ser firme y seca, de consistencia tersa, olor agradable y grasa cremosa y blanca. Además, es un producto económico con una enorme versatilidad para combinar con vegetales, carnes, pescados, huevos, legumbres, etc.

© http://www.recetasok.es