Cardo



Hablar sobre El Cardo

Aunque parezcan gigantescos apios, los cardos son parientes de las alcachofas. Como alimento tuvo un enorme prestigio en la antigua roma, donde se la consideraba una hortaliza de gran calidad, y aunque sigue teniendo un buen cartel, la dificultad de su limpieza y lo complicado de su preparación retrae un poco su consumo. La época en la que la calidad del cardo alcanza su máximo nivel va de noviembre a enero.


Calorías

Aporta a la dieta escasa cantidad de calorías siendo su contenido energético de 24 calorías por cada 100 gramos.


Vitaminas

Entre sus principales nutrientes hay que destacar un alto contenido de celulosa, calcio, potasio y vitamina B.


Propiedades

Por su elevada proporción de agua , su considerable cantidad de proteínas y fibra es un alimento idóneo como regulador de las funciones digestivas.


Consejos

En la compra, evita los cardos excesivamente grandes y elige las piezas blancas y tersas, sin manchas, golpes o cortes. Conviene prepararlos con rapidez para evitar pérdidas de nutrientes aunque, si lo prefieres, puedes congelarlos. El cardo es una hortaliza de consistencia dura y fibrosa que necesita una preparación minuciosa y un tiempo de cocción prolongado. Aunque durante su cultivo es tratado especialmente para que pierda gran parte de su característico sabor amargo, suele ser duro y difícil de preparar. Muchas personas, no obstante, la consideran como una de las verduras más sabrosas y delicadas de cuantas ofrece la huerta española. Para cocinar, hay que elegir las pencas interiores –más blancas y tiernas – eliminar las púas y hebras, frotar con limón para evitar que se ennegrezcan y cortarlas en formas regulares. La cocción se realiza en un caldo especial hecho con agua, sal, harina, zumo de limón y grasa, y dura alrededor de dos horas. Recuerda que puedes comprar el cardo en conserva. Únicamente necesita que lo calientes y acompañes de una salsa. Es excelente y te ahorra una gran cantidad de tiempo. Una vez cocido y escurrido, puedes servirlo de distintas maneras: con mantequilla y limón, con salsa de almendras, erogado con aceite y ajo picado, con bechamel, en salsa blanca, gratinado, rebozado o frito.

© http://www.recetasok.es