Alcachofa



Hablar sobre La Alcachofa

La alcachofa es una hortaliza de tallo estriado, hojas grandes y ligeramente espinosas y cabeza en forma de piña apretada, comestible antes del desarrollo de la flor. De sabor muy peculiar, la alcachofa crece bien en regiones de clima suave, agradece terrenos frescos y ricos, especialmente en el área del Mediterráneo. Su temporada óptima empieza a comienzos del mes de octubre y se prolonga hasta el final de la primavera.


Calorías

Su contenido calórico es muy bajo (63 calorías por 100g), lo mismo que su aporte en proteínas (3,4 por 100g) y en grasas (0,3 por 100).


Vitaminas

La alcachofa es rica en vitaminas A, B y C. Proporciona calcio y hierro y es considerada como un producto de gran valor alimenticio. Entre las sustancias que la componen, destaca un azúcar llamado inulina, que es bien tolerado por los diabéticos.


Propiedades

La alcachofa puede comerse a todas horas y es aconsejable para las personas ancianas y las de estómago e hígado delicados, según su modo de cocción. Quienes no deben comer este alimento son aquellos que sufren problemas en el estómago e intestinos por la tendencia que tienen a la producción de fermentaciones intestinales. Asimismo, la alcachofa actúa favorablemente sobre el organismo por su acción diurética, antirreumática, antiartrítica y depurativa de la sangre. Puede decirse que efectúa un verdadero lavado interno del organismo. Favorece las funciones hepáticas y renales y está muy indicada en regímenes adelgazantes.


Consejos

A la hora de ir a comprarlas, el tallo firme, la cabeza prieta y sin manchas, las hojas verdes, flexibles y resistentes, son los datos que identifican una alcachofa en buen estado y con todas las garantías de frescura y calidad. En cuanto a su preparación y cocción, la alcachofa tiene unas reglas mínimas, pero importantes, que garantizan el éxito del resultado. Para empezar hay que cortar el tallo, luego se separan las puntas y las hojas exteriores, se trocea si procede, se rocía con limón para evitar que ennegrezca y se sumerge en agua hirviendo con sal. El tiempo se cocción es de unos 40 minutos.
La alcachofa admite infinidad de variaciones en su preparación y, además de resultar riquísima simplemente cocida y acompañada de una salsa vinagreta o mayonesa, es una hortaliza ideal para guisos y asados.

© http://www.recetasok.es